Os dejamos algunos tips básicos para integrarlos en tu día a día

  • El ritmo tiene que ser el que sea cómodo para ti. La mejor recomendación es que, en los primeros días de cualquier plan de entrenamiento para empezar a correr, vayas lo más lento posible y a partir de ahí vayas regulando. No acabes los entrenamientos exhausto porque además de que significará que lo estás dando todo y que tu cuerpo no está listo para ello, te puedes acabar lesionando.
  • Estira después de correr durante 5 ó 10 minutos. Si no te apetece hacerlos después de correr, hazlos durante el resto del día. Pero hazlo.
  • No te lesiones. Es lo más importante porque entonces pensarás que hacer deporte es malo, y además cortará tu ritmo de entrenamientos mientras debes recupérate, y esto te hará volver a empezar de cero. Toma las medidas adecuadas para evitar esta situación: haz los estiramientos, entrena lento, elige bien el calzado, cuida tu alimentación…
  • La dieta forma parte de todo deportista que se precie y, cuidar la alimentación es un punto esencial para prevenir lesiones o tener el cuerpo en las mejores condiciones posibles.
  • Elige bien tu ropa de running que te ayude a realizar el ejercicio físico sin problemas y que no sean un inconveniente que entorpezca tus entrenamientos. La elección de unas buenas zapatillas deportivas es básico.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>